Silencios Estereofónicos

Viaje lírico onírico con Michael Nyman en #Metepec

SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS
Félix Morriña/ Foto sitio oficial
Revisando viejos documentos fotográficos en los archivos del ordenador, la inevitable nostalgia desencadenó una oleada de gratos recuerdos, muchos de ellos, ajenos ya a la vida contemporánea, distante física, mental y espiritual de lo que ahora se es, por lo que la toma decisiones de darles paso al olvido es un gran avance hacia la evolución.
Pensé tener todo en orden y al saberme sin espacio en los correos, revisé hasta el cansancio los años que tenía de no limpiar archivos digitales, al grado de cargar con un pasado que no abona, pero estorba. Al final del proceso, descubrí que aún se puede sintetizar mucho más la existencia, para viajar ligero y fluir sin mayor preocupación hacia otro plano existencial.
Miles de imágenes recorrieron mi historia mental, en muchas de ellas no me reconozco como “El Yo”, sino el otro. Decenas de iconos de la cultura de las dos últimas décadas del siglo XX y las dos primeras de esta centuria, a los que tuve acceso periodístico para entrevistarlos, volvieron a colocarse en mi presente inmediato. Uno de ellos, es el pianista inglés Michael Nyman, con quien he tenido oportunidad de interactuar en varias ocasiones, pero la que ahora me hace referencia es el recital que ofreciera la noche del 7 de octubre del 2016, en la Plaza Juárez de Metepec.
En aquella ocasión publiqué la crónica en la agencia de noticias Quadratín, con el título “El negro piano de Michael Nyman en Quimera”, de la cual comparto la liga.
A un sexenio de su visita para inaugurar la vigésimo sexta edición del Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera de Metepec, este #ServibaryAmigo #DandyperoPunk #ElCinicoMayor imagina al maestro Nyman, uno de los músicos contemporáneos minimalistas más importantes del mundo, el creador de bandas sonoras memorables a lado del británico director Peter Greenaway y la cineasta Jane Campion, tocar no al aire libre en la Plaza Juárez como en aquella ocasión, sino en el Teatro Quimera de Metepec, porque el edificio que alberga en el segundo piso a la librería del Fondo de Cultura Económica (FCE) Isidro Fabela Alfaro, cuenta con las condiciones para que el pianista se presente solo a piano forte o con su Michael Nyman Band.
Entre los datos que encontré en mis archivos digitales sobre Michael Nyman, está un disco compacto con toda la información completa de la investigación del compositor nacido en Stratford en 1944, sobre el desaparecido Cine Ópera de la CDMX, cuyas devastadoras imágenes de su abandono y posterior destrucción de uno de los espacios culturales y recreativos de mayor relevancia en la capital del país, donde tocara por vez primera la banda británica de rock gótico Bauhaus a finales de la década de los años 90 del siglo pasado, lo hacen un documento tan valioso para cualquier ente interesado en la historia musical de un tiempo, espacio y lugar.
Ahora que he tenido oportunidad de caminar por los pasillos del Teatro Quimera de Metepec y de la librería del Fondo de Cultura Económica (FCE) Isidro Fabela Alfaro, donde hay ofertas del 30 por ciento en las colecciones y compendios de la vida y obra de Carlos Fuentes y Elena Poniatowska, recalqué la importancia del registro periodístico de los espacios culturales que poco a poco se están reactivando tras la catastrófica pandemia para no ser parte del abandono y posterior olvido. De ambos espacios tuve oportunidad de ver su construcción, por eso comparto imágenes de archivo personal.
Todo teatro, todo espacio dedicado a la ofrenda cotidiana del culto a las bellas artes merece el fortísimo aplauso de la audiencia, cuyas masas tendrán registrado en su memoria colectiva un concierto, un recital, una puesta en escena, o un performance cotidiano.
Recuerden que no hay función sin taquilla, luego entonces, todo habitante de un teatro, desde los que limpian y cepillan los escalones, hasta el histrión que genera el cambio social sobre el entarimado, merece ser reconocido por todo el exigente público.
Imagino el negro piano de Michael Nyman sobre el escenario del Teatro Quimera de #Metepec tocando una selecta selección de sus composiciones magistrales de “El contrato del dibujante” (1982), “Conspiración de mujeres” (1988), “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante” (1989), “El marido de la peluquera” (1990), “Prospero’s Books” (1991), “El piano” (1993) y “Carrington” (1995), entre otras tantas piezas magistrales de su repertorio concertístico.
Sumergido y ensimismado en una de las rojas butacas del Teatro Quimera, don Esteban Martínez, logra sacarme del viaje lírico onírico con el barrido de las escaleras del espacio cultural. Él es uno de los hombres que conocen las entrañas del Teatro Quimera de Metepec, y cada vez que hay oportunidad cuenta la leyenda del alma de una niña paseándose por las noches entre los pasillos jugando al teatro.
Ahora toca bajar 78 escalones tras este delirio creativo, suficientes para seguir registrando la historia periodística de los espacios culturales de Metepec, mi “Pueblo Mágico” de adopción, la tierra del Árbol de la Vida y del Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera.
Recuerde: ¡Nos buscamos, nos vemos, nos escuchamos, nos entendemos!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba