Silencios Estereofónicos

Human Drama celebra 35 años en el Teatro Metropólitan

SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS

Félix Morriña

El concierto celebración por los 35 años de la banda estadounidense Human Drama en el Teatro Metropólitan resultó, musicalmente hablando todo un suceso, porque tocaron de manera impecable el contenido de tres de sus mejores discos “Pin Ups” (1993), “Cause and Effect” (2002) y “The World Inside” (1992), pero no llenaron el recinto de Independencia N. 90 de la CDMX durante la fría y lluviosa noche del sábado 25 de junio.

¿Por qué una banda como Human Drama, que antaño llenaba todo foro donde se presentara, hoy día no tiene el alcance que grupos mucho menos propositivos logran sobre el entarimado y la taquilla? Para un foro como el Teatro Metropólitan, al que le caben tres mil personas, tener sólo la mitad en un excelso recital de tres horas con sus respectivos intermedios de 10 minutos entre cada disco, resulta en pérdidas económicas para los organizadores, pero así es el negocio de los conciertos masivos en época post pandémica.

Llegar al Teatro Metropólitan, el sábado 25 de junio fue toda una odisea, porque la ciudad estaba tomada, literal, por los integrantes de la comunidad LGBTTI y más, porque se llevó a cabo la marcha gay. Miles y miles de personas impedían que la comunidad dark gótico mexicana llegara a tiempo para ver al líder, cantante, compositor y guitarrista Johnny Indovina y compañía, quienes empezaron el largo concierto en punto de las 20:00.

Cuando Indovina empezó la rola “Yesterday Is Here”, canción con la que abre el disco “Pin Ups” y que compusiera el maestro Tom Waits, el público empapado por la tormenta desatada durante toda la tarde noche en la megalópolis, aún estaba haciendo larga fila para accesar al Teatro Metropólitan, cuyo personal de seguridad ejercía los protocolos sanitarios, desesperando al respetable, quienes tuvieron que rifarse la espera.

Para cuando Human Drama llevaba medio disco de “Pin Ups”, es decir, ya habían tocado los covers “I´m Not Like Everybody Else” de The Kinks; “Wish You Were Here” de Pink Floyd, “Till The Next Goodbye” de The Rolling Stones, “Caroline Says” de Lou Reed, “Oh My Love” de John Lennon y “Love Will Tear Us Apart” de Joy Division con su peculiar y particular estilo gótico dark, el público seguía entrando al Teatro Metropólitan, mientras que los que ya estaban dentro se derretían con la magistral elocuencia musical de la banda que sentó sus bases en Los Ángeles, California.

Cuando tocó interpretar la canción que hiciera famosa Peter Gabriel y Phil Collins con su nodal banda inglesa Génesis, “The Carpet Crawlers”, este interlocutor yacía al filo de la butaca por tan fina ejecución de Human Drama. El violín como la flauta transversal hacen que el resto del quinteto luzca y muestre el por qué es considerada Human Drama una de las mejores bandas de rock dark gótico a nivel internacional.

Como muchos saben, el disco “Pin Ups” es un merecido y sentido homenaje desde la portada al maestro David Bowie por parte de Johnny Indovina, por eso cuando cantó la rola del “Delgado Duque Blanco” incluida en este disco, “After All”, el público que no llenó el Teatro Metropólitan se manifestó tanto que parecía estar repleto el recinto otrora cine triple X.

Cada cover interpretado en “Pin Ups” presentan las influencias directas de Johnny Indovina y Human Drama. Muchas personas llegan a equivocarse pensando que son temas compuestos por el líder Indovina, porque canta las rolas como si las hubiera compuesto él mismo y eso lo hace diferente y único.

Cuando tocó turno de interpretar el segundo disco “Cause and Effect”, la raza escuchó la parte más rockera del grupo. Cada integrante hizo su parte para que el festejo fuera excelente. Para cuando Human Drama llegó al tercer disco “The World Inside”, la raza estaba ya sometida, rendida y complacida, al grado que todos salimos del Teatro Metropólitan pasada la medianoche, rendidos, muy cansados y roncos de tanta, tanta bella música.

Su #ServibaryAmigo #DandyperoPunk #ElCinicoMayor aún no se recupera de la empapada, de la gripe y del dolor corpóreo, pero aún conservo mi sentido auditivo pulido y mis sentimientos ordenados y equilibrados, porque la emocionalidad de Human Drama hizo efecto en la comunidad que se hizo presente durante esa histórica velada.

Recuerde: ¡nos buscamos, nos vemos, nos escuchamos, nos entendemos. (Foto cortesía)

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

Correo: fmorrina@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba