Redacción

Con una espectacular puesta en escena, la Orquesta Filarmónica de Toluca (OFiT) y la Compañía Rising Art transportaron a Verona a los más de cuatro mil asistentes, quienes vivieron la mayor historia de amor de todos los tiempos: Romeo y Julieta.

Este Ballet contó de forma extraordinaria la historia de estos enamorados de finales del siglo XVI que con un sentimiento puro y real luchan contra la enemistad entre sus familias y después de una serie de eventos desafortunados, convencen al Fraile para que los una en matrimonio de forma secreta y en su afán de estar juntos, Julieta tiene que fingir su muerte, pero las noticias tardías los llevan a unir su amor más allá de la muerte.

Bajo la batuta del maestro Gerardo Urbán y Fernández, los músicos mostraron su pasión y, como es costumbre, la calidad que los caracteriza al interpretar a la  perfección la obra de Sergei Prokofiev.

De igual forma, los bailarines bajo la dirección de Rodrigo González, con coreografía de Raúl Tamez y Óscar Ruvalcaba mostraron gran capacidad interpretativa, ya que con su puesta en escena robaron los corazones del público y los adentraron a esta historia.