SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS
Félix Morriña

Alice… Wrapped Around Your Finger

Huyendo de la precariedad social, me reconozco constante aprendiz inexperto para poder reinventarme en medio de esta era COVID-19 y la severa crisis económica por la que atravesamos a nivel mundial, en la que recomiendo no estar solo, salvo así lo desees o porque no tienes de otra. No sufras por nada y evita los traumas extremos, consigue con quien desahogarte, si no tienes con quién busca ayuda, porque en este momento, lo mejor es estar sano mental y físicamente con lo básico. Recuerda que el sufrimiento es opcional, el dolor pasajero. ¡Todo se transforma!

No te preocupes si no puedes resolverlo todo como solías hacerlo. No te azotes por tener apegos sociales, porque si bien el apego no es amor, sirve para tejer confianza en el día a día, en la vida cotidiana, porque se convierte en fortísimo vínculo que ayuda alejar miedos en la incertidumbre. A la humanidad le urge sanidad, seguridad, autoestima, rumbo, crecimiento, aprendizaje, solidaridad y ralentizarse.

La humanidad está vulnerada, bajo el yugo de Mefistófeles en la leyenda alemana del Dr. Fausto en la obra de Goethe y atrapada entre Escilia y Caribdis, los monstruos de la mitología griega que te ponen entre la espada y la pared, tal y como lo escribió el bajista, compositor y cantante inglés, Gordon Matthew Thomas Sumner, mejor conocido en el mundo como Sting, en su canción ‘Wrapped Around Your Finger’, segundo sencillo en Inglaterra y cuarto sencillo escogido en Estados Unidos del discazo “Synchronicity” (1983) del brillante y potente trío británico new wave The Police.

Mucho se ha hablado de la traducción de la etéreo, mística y elegante pieza, porque ‘Wrapped Around Your Finger’ es una expresión muy inglesa y más que la traducción literal “Envuelto alrededor de tu dedo”, debe ser “En la palma de tu mano”, según el experto traductor Fernando M. Sassone, para darle sentido literario, tal y como se puede apreciar en el video musical, dirigido por Godley & Creme, en donde el bajista Sting, el guitarrista Andy Summers y el baterista Stewart Copeland tocan a la luz de las velas en una sombría habitación.

“Esta canción es vagamente alquímica y probablemente sobre un amigo mío, un psíquico profesional y mi tutor en tarot, con fragmentos del Doctor Fausto y ‘El aprendiz del Hechicero’ arrojados a la olla por si acaso”, señaló el autor de la canción del cambio de control de una situación, en la que pasas de ser el amo a perderlo todo, un Sting metido de lleno en buscar respuestas míticas-místicas en aquella época.

En esta vida hay necesidad de comprender en lo que se cree, aún en la tragedia, misma que con el paso del tiempo pierde su sentido y uno puede reírse de lo sucedido en sanidad. Para entender la condición humana hay que conocer las emociones básicas universales para no despersonalizarse, porque uno nace con felicidad, odio, placer, rabia, entre otras, que no aprendimos en ninguna universidad o salón de clase. Eso es lo que nos hace comunes en la humanidad, en la inteligencia social, en la unificación de pensamientos y sentimientos, salvo las experiencias de otros, los sabios u hombres de conocimiento, harán la diferencia en uno, para ser diverso, pero al estar en comunión sabes que eres inexperto aprendiz todo el tiempo y tu intelecto se sumará al complejo colectivo de la clase moderna, o como se le vaya a nombrar en adelante.

No olviden que la carencia invita a la creatividad y no a la violencia. Hay que suprimir la desgracia, superar la tragedia con la emoción y pasión de un artista, porque las emociones contraladas o liberadas en el arte, representan el dolor de los demás, lo que otros no pudieron decir o expresar. El arte y la cultura cuentan la historia de la adaptación para entendernos mejor. El arte y la cultura nos hacen menos desgraciados. El arte cuenta lo que tú no puedes.

Los que saben de sufrimiento y dolor, les importa el mundo de los otros, los dolidos, los que están alrededor de tu dedo, en la palma de tu mano, no para controlarlos, sino para mutarse en ellos, ponerse en sus zapatos y saber lo que sucede en ellos y saber cómo ayudar a resolver las situaciones adversas. Yo así aprendí de la canción en mi interpretación libre del altruismo emocional. Me la reinventé para darle mayor sentido artístico.

Ya la leyeron, escucharon y vieron desde los ojos de sus creadores, The Police, como de la aportación misma de su #ServibaryAmigo #DandyperoPunk #ElCinicoMayor Félix Morriña, para su espacio cultural en redes sociales y plataformas digitales #SilenciosEstereofonicos, como para el programa #RevistaMXQ del 91.7 FM de Radio Mexiquense, todos los martes de 09:00 a 10:00. Además, los espero todos los miércoles en Más Latino Tv (YouTube/Facebook/Otros), de las 17:30 a 18:30 para que se conecten a los #SilenciosEstereofonicos.

Recuerde: ¡Nos buscamos, nos vemos, nos escuchamos, nos entendemos!

fmorrina@yahoo.com.mx
Facebook: Félix Morriña
Instagram: @felixmorrina
Twitter: @fmorrina