Lorena Rodríguez

Terminó septiembre, dicen que de aquí en adelante los siguientes meses “ni se sienten” en un abrir y cerrar de ojos uno cambia de año y vuelve a comenzar con la esperanza de hacer mucho mejor algunas cosas, deshacerse de otras tantas y de materializar muchas más. No sé si enero sea ese parteaguas (por aquello de las uvas y los deseos) como lo es para mí el noveno mes del año en donde le soplo cada vez a más velitas en el pastel y sonrío; porque descubro que en mi andar aunque sea aficionada a planear y hacer listas nada se mantiene lineal todo está en constante movimiento y eso nos deja casi siempre buenas lecciones. La banda Love of lesbian dice que: “cada nube es un plan, se transforma al viajar y no pesa y se va. Somos nubes, no más”.

En esta ocasión quise hablar del trabajo musical de una de mis bandas preferidas: Love of Lesbian, quizá por lo que representa su música para mí; una analogía emocional de lo feliz que me sentí en este cumpleaños pasado.

Este grupo se dio a conocer en 1999 con “Microscopic movies”. Hay quienes dicen que el haber sido teloneros de The Cure en el Palau Sant Jordi fue lo que logró ponerlos en la mira y es que, por aquel entonces, nadie se imaginaba que años después cambiarían su estilo, pasarían al castellano y desatarían sus emociones – y las nuestras- en un disco lleno de tantos matices.

Su momento cumbre llegó con “Maniobras de escapismo”, su cuarto disco de estudio y el primero ya en español, pero no fue hasta 2007, tras un título bastante peculiar, que llegó un trabajo que tuvo el éxito merecido en la escena Española; “Cuentos chinos para niños del Japón”, material del cual se desprende la canción: Un día en el parque (De la cual puse la liga al inicio).

La verdad es que no resulta fácil elegir un solo tema de este disco cada uno logra defender por cuenta propia un lugar en nuestras historias de amor y desamor. “Un día en el parque” toma una fuerza importante para sus fans y para trabajos posteriores, las colaboraciones con la ilustradora Lyona Ivanova vuelven esta balada en uno de los estribillos más identificados por sus seguidores.

Dos años después de haber salido este disco, Santi (vocalista y líder) escribe un best seller para niños que lleva como título: “Yo mataré monstruos por ti”, una de las frases que se vuelve representativa para la banda.

El amor es una las líneas que guía este material, y a través de las composiciones nos vamos empapando del sentimiento que quiere transmitir la banda. En este disco algo que se disfruta mucho es la manera en que sus letras son claras nos podemos sentir enamorados o decepcionados y habrá un estribillo que se adhiera a nuestra historia.

El tercer tema es uno de los que crece cada que se escucha. Comienza con una base acústica y avanza e intercala distintos ritmos, pero la letra es magnífica. Hay cosas que terminaron por romperse, hay instantes que no pudieron volver a ser como ahora los recordamos pero ¿Qué pasaría si aquello que nos hizo feliz se repitiera en un loop infinito?

La canción que abre el disco es una de las mejores composiciones que se han hecho en la historia del grupo. Un tema que refleja todo el espíritu del álbum: buena letra, madurez y excelente ejecución musical.

La ingenuidad, la ilusión, esa sensación incomparable que nos da el sentirnos parte de algo o alguien, esos “Universos” creados por nosotros en los que a veces es inevitable perderse…

Con este segundo material de larga duración Love of lesbian recibió el premio al Mejor Disco por parte de la revista Mondosonoro, realizando una pequeña gira de presentación por Estados Unidos y tocando en el South by Southwest de Austin (Texas).

Ya hemos dicho que “no” muchas veces, tal vez hemos jurado que no caeremos rendidos ante los devaneos del “amor” pero siempre llega ese alguien ha romper los esquemas, nos atrae con tanta fuerza que ya solo nos queda reconocer que hemos “caído en su gravedad”.

“Cuentos chinos para niños del Japón” es en definitiva un material que no defrauda a nadie. La vida de este disco no es corta; muchos de sus temas y estribillos siguen acompañando a la banda en cada una de sus presentaciones y lo más importante continúa en nuestros corazones, en esas historias de amor y desamor que encontraron en él las palabras y ritmos adecuados para decir lo que sentimos.

Instagram y Twitter: @loresonrie