SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS

Félix Morriña

Para cuando se presente Willie Colón, el próximo jueves 24 de mayo, a partir de las 20:30 horas, en el Teatro Morelos de Toluca, el llamado “Rey de la Salsa” y “El Malo del Bronx” habrá cumplido 68 años (28 de abril de 1950) y para esta visita a la capital mexiquense (ya ha venido dos veces a Metepec para participar de manera gratuita en el Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera de Metepec), tiene pensado seleccionar un repertorio acorde al público toluqueño, es decir, una mezcla de canciones comerciales (incluyendo temas de telenovela y las más sonadas en la radio a lo largo de décadas) y obra reconocida dentro del ámbito del latin jazz, entiéndase, canciones tocadas muy diferente a las grabaciones, en la que lucen cada uno de sus músicos contratados y donde la improvisación musical nos lleva a terrenos melódicos sublimes.

¿Cuántas veces habré visto en vivo al gran Willie Colón? Desde infante tuve oportunidad por mis tíos, vecinos, amigos mayores de escuchar, no sólo a Willie Colón, sino a muchos grandes de su época en la Fania Records y la Fania All Stars, desde Rubén Blades, Tito Puente, hasta Eddie Palmieri, Héctor Lavoe, la gran Celia Cruz, Óscar de León, Cheo Feliciano, La Sonora Ponceña y Ray Barreto, entre otros que escapan a la memoria. Todos y cada uno de ellos ayudaron a formar a este melómano empedernido de manera directa e indirecta. Mucho del carácter deviene de la fusión del latin jazz afro-caribeño y el rock con todo y sus derivaciones.

Han de saber que las letras de Willie Colón en sus primeros años, e incluso en los momentos álgidos de su carrera en medio siglo, son agresivas, sentidas en términos románticos, dolidas por las pérdidas de seres queridos y amigos pandilleros, porque él vivió los duros años 60 del siglo pasado en su natal Nueva York (claro, él tiene sangre portorriqueña).

Junto con el genial Héctor Lavoe hizo una apología del delito en nueve discos de 1967 a 1973, cuyas portadas y contenido representan el bajo mundo neoyorquino.Como muchos saben, el maestro de 67 años, le tocó ver, vivir y cronicar en sus canciones todo el racismo contra los migrantes, toda la violencia latina en las calles de la Gran Manzana. Para el trombonista, cantante, compositor, productor, actor, activista social y político, hablar de esta parte de su vida en este momento, vuelve a tener presencia y validez como antaño, como si nada se hubiera logrado superar y la vida se enfrascara en el tiempo. Él no tiene más intención que seguir trabajando en sus giras y presentaciones, mismas que ya no son tan frecuentes por obvias razones (entre ellas, la edad y el fastidio musical imperante). Como líder social no para y la política lo mantiene fresco para resolver asuntos migratorios y de atención ciudadana.

Para cuando se presente, el próximo jueves 24 de mayo, a partir de las 20:30 horas, en el Teatro Morelos de Toluca, el llamado “Rey de la Salsa” y “El Malo del Bronx” habrá cumplido 68 años (28 de abril de 1950) y para esta visita a la capital mexiquense (ya ha venido dos veces a Metepec para participar de manera gratuita en el Festival Internacional de Arte y Cultura Quimera de Metepec), tiene pensado seleccionar un repertorio acorde al público toluqueño, es decir, una mezcla de canciones comerciales (incluyendo temas de telenovela y las más sonadas en la radio a lo largo de décadas) y obra reconocida dentro del ámbito del latin jazz, entiéndase, canciones tocadas muy diferente a las grabaciones, en la que lucen cada uno de sus músicos contratados y donde la improvisación musical nos lleva a terrenos melódicos sublimes.

Dentro del universo de canciones comerciales que haya grabado Willie Colón, existen dos obras maestras: “Idilio” y “Gitana”. Por supuesto que hay muchas, muchas canciones que no debemos dejar de lado. ¡Queridos lectores melómanos, nos vemos en el Teatro Morelos de Toluca, el jueves 24 de mayo para ver al maestro Willie Colón!

fmorrina@yahoo.com.mx
Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina