• Muere José José a los 71 años de edad

Redacción

El tiempo de partir llegó para el “El Príncipe de la Canción”, José José, quien finalmente perdió la batalla contra el cáncer y otros males que le aquejaban desde hace años, mismos que lo consumieron poco a poco hasta apagar su luz, un 28 de septiembre de 2019.

A la edad de 71 años, José Rómulo Sosa Ortiz, mejor conocido como José José, murió en Homestead, al sur de Florida, donde se dice llevaba un par de semanas internado debido a su estado crítico de salud, que se agravó por el cáncer de páncreas que padecía.

José José nació en el seno de una familia de músicos, su padre fue José Sosa Esquivel, famoso tenor de ópera y su madre, Margarita Ortiz Pensado, concertista de Piano, quienes lo influenciaron en el camino de la música, primero como pasatiempo y luego como profesión, porque en más de 55 años de carrera grabó 51 discos y logró vender más de 250 millones de copias.

A los 15 años bajo el nombre de ¨Pepe Sosa” grabó su primer disco de 45 RPM que no tuvo mucho éxito no obstante que contenía los temas El mundo (“Il Mondo”), de Jimmy Fontana, y Ma Vie (Mi vida), de Alain Barrière y que se promocionó en el programa de televisión “Orfeón a Go Go”; después vendría una segunda grabación interpretando “Amor” de Enrique Novelo Navarro y “No me dejes solo” de Rodolfo Tovar, que tampoco consiguió la respuesta deseada.

José José tocaba la guitarra, después aprendió a tocar el contrabajo, formó parte de dos tríos, el primero con su primo Francisco Ortiz y su amigo Alfredo Benítez con quienes no pasó nada. Luego integró “Los PEG” (conformado por Enrique Herrera y Gilberto Sánchez), interpretando jazz y bossa nova y con quienes debutó en el centro nocturno “Café Semínaris” y luego en el Bar “Apache 14”, donde fue descubierto por Rubén Fuentes, productor del sello discográfico RCA Víctor (hoy Sony-BMG).

En 1969 entra al estudio de RCA Víctor y graba su primer disco bajo la supervisión de Rubén Fuentes y Armando Manzanero, para entonces adopta el seudónimo de “José José”, el primer “José” por su nombre y el segundo en honor a su padre quien falleció a causa del alcoholismo. Ese año marcó el inicio de una gran trayectoria con el lanzamiento de “La nave del olvido”, canción que lo dio a conocer y en la que su potente voz se hizo presente en el gusto del público.

Fue en 1970 cuando José José probó las mieles del triunfo al participar en el II Festival de la Canción Latina (predecesora del Festival OTI), donde representó a México  con “El Triste”, de Roberto Cantoral García, interpretación que puso al público de pie y le dio el tercer lugar del certamen. La melodía fue un éxito a nivel internacional , por lo que inició una gira por todo el continente americano.

A partir de ese momento llegaron temas como: “Es que te quiero”, “Vive”, “El Príncipe”, “Todo es amor”, “Gavilán o paloma”, “Buenos días amos”, “Amar y Querer”, “Volcán”, “Lo pasado, pasado”, “Almohada”, “Si me dejas ahora”, “Donde vas” e “Isaciablemente”, que hoy siguen vigentes. El cantante también trabajo con los compositores Rafael Pérez Botija y Juan Gabriel, quienes lo catapultaron a la cima con sus composiciones.

José José logró el Grammy Award, Grammy Latino y Premio “El Heraldo” de México. Tiene su Estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y otra en el Paseo de la Fama de Las Vegas, Estrella en el Paseo de la Fama en Cuernavaca y otras ciudades de México, así como diversos reconocimientos a nivel mundial.

Pero sin  duda, el logro más importante de José José fue el amor del público y el reconocimiento de millones de personas de todo el mundo, seguidores que crecieron con sus canciones y las nuevas generaciones que se saben las letras, melodías que permanecen a pesar del tiempo en la memoria colectiva y forman parte de la historia mundial de la música.

México y el mundo despiden a un grande,  lloran su partida, pero queda su legado musical que  ha influenciado a muchas generaciones de cantantes como Napoleón, Mijares, Kalimba, Cristian Castro, y otros solistas y bandas de rock que a su manera le han rendido tributo. Y qué decir de Frank Sinatra, quien lo bautizó como “El Príncipe de la canción”.

Hoy el aplauso es para José José, a quien no le decimos adiós, sino ¡hasta pronto Príncipe! (con información de internet)