Lorena Rodríguez

No sé si a todos les pase lo mismo, si en determinada época del año les ocurra como a mí y por alguna extraña razón en algunos meses casi siempre les toque vivir cosas “importantes”, más allá del cumpleaños de cada uno o alguna celebración en particular. A mí me pasa con el verano, pareciera un “corte de caja” (no planeado) para mi vida. Por una u otra razón en julio y agosto siempre termino abriendo o cerrando ciclos, viendo con una perspectiva distinta algunas cosas, superando otras, a veces solo enfrento mis miedos y me vuelvo un poco más valiente.

Pienso en varios ejemplos como que: en un mes de agosto nació mi hija, que en algún mes de julio viajé por primera vez sola, que por estos meses he vivido la ruptura de relaciones sentimentales (si no es que la mayoría de ellas), he ido al mar por primera vez con mis hijos.

En realidad pueden parecer nimiedades pero con el pasar del tiempo les he ido otorgando la etiqueta de “importantes” porque probablemente he aprendido o disfrutado algo distinto de esos hechos. También fue en un mes de julio donde volví a sentirme enamorada.

Qué bonitas son las relaciones “cursis”, es más que bonito, es el amor cuando lo descubres estallando en tu pecho y ya no hay marcha atrás. Y con base en todo lo anterior fue que pensé en la canción: “El bello verano” del disco: “Un soplo en el corazón” de Family.

Family, fue un grupo de pop español, formado por el diseñador gráfico Javier Aramburu y por el músico Iñaki Gametxogoikoetxea.

Oficialmente la banda sólo publicó, a través de Elefant Records, este único material: “Un soplo en el corazón” (1994), cuyo título está inspirado en la película Le Souffle Au Cœur de Louis Malle (1971) el material es considerado por muchos una auténtica obra maestra uno de esos extraños discos a los que sabes que no le falta ni le sobra nada. El dueto concedió muy pocas entrevistas y se dejaron fotografiar en escasas ocasiones preservando el misterio y la emoción, lo que provocó que al paso de los años “Un soplo en el corazón” se convirtiera en un disco verdaderamente especial y único.

Cada una de sus canciones me parece que tiene algo que atrapa a quien las escucha y cuando de sentirse enamorados se trata nadie puede negar que “Nos invade una ilusión desconocida…”, así que uno de mis temas preferidos de este disco siempre será “Viaje a los sueños Polares”, me gusta mucho esa idea que refleja la canción de irte junto alguien a un lugar probablemente utópico que solo estando esas dos personas juntas es que puede existir.

En diciembre del 2003 el álbum fue reeditado haciéndose un homenaje a Family en el que diversos grupos españoles versionan al disco original. La lista de participantes incluyó a muchos grupos de un estilo similar (indie pop) de la música española como: La Buena Vida, Chucho, Astrud, La Casa Azul, Nosoträsh, Fangoria o Los Planetas.

Para celebrar el 20 aniversario de “Un Soplo En El Corazón”, Elefant Records preparó una reedición en vinilo, limitada a 1000 copias.

(Adjunto la liga del disco reversionado del 2003 pero mi sugerencia sería que se acercaran al original y después de haberlo disfrutando por completo darle una oportunidad a este).

Las opiniones sobre este disco siempre han sido muy buenas, me encanta lo que mencionó la revista Rockdeluxe en el 93 ́: “… “Un soplo en el corazón” es una obra exquisita… un disco para reír y llorar el resto de tu vida”.

Quizás un material musical como este sirva de analogía con el amor; existen momentos efímeros pero contundentes que pueden marcar nuestro destino en este caso el talento y la inspiración lo hicieron posible. En el amor supongo que no hay “recetas” (pero si buenas casualidades) y a veces solo nos invaden unas ganas enormes de volar junto alguien (como Peter Pan) e inventar otra vida en la misma ciudad.

Instagram y Twitter: @loresonrie