Lorena Rodríguez

Decía mi terapeuta que lo que más extrañamos de alguien es justamente la cotidianidad que vamos creando con esa persona, la convivencia que en un punto de hastío nos parece monótona o predecible, cuando esa persona desaparece de nuestra vida toma un sabor “agridulce” en nuestra cabeza y comenzamos a creer que aquello que no nos “gustaba” del todo, al final resultó que sí nos agradaba aunque sea un poco. Vayan ustedes a saber si esto es producto de nuestra mente y sus recuerdos o de todos esos flujos de dopamina en nuestro cuerpo jugándonos una mala pasada.

La verdad es que en esa intimidad que generamos con las personas que amamos (y no hablo de la sexual) conocemos al otro en una dimensión distinta a lo que el resto puede ver de él o ella; cuando anda por la calle, va al trabajo o pide un café y cuando hacemos consciente esa “nueva” perspectiva que tenemos del otro siempre vale la pena preguntarnos (según mi terapeuta, también): ¿Puedo yo con los “defectos” de esta persona?…porque son justo los “defectos” del otro (el tan famoso dark side) lo que nos dará aprendizaje a nosotros.

Parece que me he puesto un tanto “filosófica” con este asunto de las relaciones y los puntos débiles de cada uno pero es que hoy quise aventurarme a hablar del “Pop bizarro” y hay una canción que me parece que abarca todo lo anterior se llama “Es feo”, la cual de paso nos catapulta a una de las bandas que más sentimientos encontrados genera entre sus escuchas la odias o la amas, me refiero a Manos de Topo.

Miguel Ángel Blanca es el vocalista (sí, aunque lo estén dudando, en verdad a eso se le llama canto) que un día, por ahí del 2003, estudiando cine decidió unirse con Alejandro Marzoa e hicieron esta agrupación a manera de entretenerse y la llamaron: Manos de Topo.

Desde sus primeras actuaciones siempre trabajaron con la parodia a la canción romántica con letras basadas en fracasos amorosos e interpretando todos los temas con una voz chillona y desafinada.

No estoy segura en qué momento comencé a ser su fan, tal vez el día que enganche con esas letras que rayan en lo grotesco, surrealista, sencillo y a la vez complejo de sus estructuraciones. En realidad me caía de novedad la voz de Miguel Ángel pero nunca fue algo que me importara, probablemente porque creo que en las diferencias y nuevas propuestas musicales podemos encontrar cosas valiosas.

Fue en el 2007 cuando publicaron su primer disco: Ortopedias Bonitas (del cual se desprende la canción de la cual les hablé al inicio) un álbum que logró una muy buena valoración por la crítica especializada, llegando incluso a ser considerado por la revista Rockdelux como “…uno de los mejores discos españoles de la década del 2000”.

“Morir de celos” es otro de los temas cúspide de este albúm y es que el famoso: “Con todos menos conmigo” de Timbiriche pareciera que tiene su versión indie, con una letra mucho más arriesgada, sarcástica y con buena estructuración musical. Al final estoy segura que todos detestamos que quien nos gusta se haga el “Interesante…lo triste es que funciona…”

Pude ver dos veces en vivo en el ahora desaparecido foro “El Baúl” (en la ciudad de Toluca) a Manos de Topo, una tercera vez en un Vive Latíno y sigo creyendo que sus presentaciones son algo que atrapa a cualquiera es todo un performance de sonidos y desdichas amorosas, con grandes dosis de poesía y humor.

Hace dos años el grupo anunció una gira con el título: ‘Un cerebro repleto de recuerdos inútiles’ (no podían haber elegido mejor nombre) actualizando algunas de sus canciones más emblemáticas y anunciando su retirada de los escenarios.

A través de su Bandcamp (https://manosdetopo.bandcamp.com/) podemos encontrar todo lo que hicieron a lo largo de su carrera, esa evolución y estilo singular no apto para todos los públicos que seguro los hará pasar a la historia del indie pop español.

Y entre tantos recuerdos inútiles y análisis emocionales si algo es cierto es que cuando damos la despedida a una persona de nuestras vidas pareciera que algo se activa y nos impide volver a ser los mismos probablemente sea un paso más a la madurez (diría mi terapeuta) o a lo mejor es que lobotomizaron (ya) nuestro corazón (diría Manos de Topo).

Instagram y Twitter: @loresonrie