Lorena Rodríguez

Cuando más “roto” he tenido mi corazón más complicado me ha sido escribir, ¡Que mala pata! habiendo tantas canciones de desamor en el mundo yo me quedo sin palabras para compartir o darles una propuesta musical… ¿Será que el desamor nos provoca un bloqueo mental?… Una nube de pensamientos se instala en nuestra cabeza “sonsacando” a la inspiración.

Al final lo logré y quiero hablar de la “Jacaranda”; en el término de la temporada de frío y el inicio de lluvias se redescubre en la ciudad este árbol que pinta el paisaje con sus flores color lila en algunas zonas; existen varias leyendas de cómo llegó a nuestro país y hasta datos de si realmente su madera y hojas tienen otras utilidades.

Pero en realidad, pensaba en esos “florecimientos” emocionales que al igual que en la Jacaranda, solo ocurren una vez; de manera metafórica, eso que llegamos a sentir con tal fuerza, que pareciera que nunca más se volverá a repetir, así como nace y nos “anestesia” el corazón, también termina y debemos dejarlo ir aunque no sepamos ni cómo hacerlo.

Jacaranda es el título de una canción del proyecto tapatío Baltazar y la letra de este tema me parece estremecedora. ¿Qué final de historia de amor no lo es?

Llegué a la música de Baltazar hace muy poco tiempo y quedé prendada de sus canciones, los sonidos y las composiciones se perciben de manera extraordinaria, todas esas capas melódicas pareciera que aluden al momento en el que despiertas, ese en el que tu cerebro no tiene la certeza de si ya está despierto o sigue soñando.

Son un proyecto en el cual se ha involucrado: Cesar Garduño, tecladista de Sussie 4, Juan Pablo Corcuera de Technicolor Fabrics y algunos ex integrantes de Dante Kaosterván: Roberto Agredano y Luis Eduardo López. Ellos han mencionado en algunas entrevistas que lo que ha permitido que Baltazar se desarrolle tan bien, es la química musical que han conseguido y evidentemente las ganas de hacer sonidos con tintes oscuros, cinematográficos, duales y místicos.

Han publicado un EP I (2014), EP II (2015) cada EP con tres canciones y el año pasado la banda estrenó “Lluvia” (junto con su video) para comenzar con los tracks de lo que es ahora el EP III. Quizá mi canción preferida de ellos se ésta, un tema “redondo” por donde se le mire (o escuche). Los sonidos se van incrementando y mezclando con la letra y nos toman de la mano para recordarnos a esas personas que dicen que ya no nos aman, que ya no nos extrañan pero que siguen presentes en nuestras vidas y tal vez nunca se han dado cuenta que hubiéramos sido capaces de “arrancarnos las alas” por ellos.

Baltazar también ha logrado captar la atención por el cuidado trabajo visual. Se cubren siempre por túnicas oscuras y mantienen una estética muy definida en sus vídeos, han dicho que buscan anteponer la música a sus personalidades. La tercera canción que forma parte de este EP III es “Ciegos”. Un recordatorio a que los cambios constantes y la soledad pueden ser aliados.

Me encanta la idea de estarles recomendando una banda de Guadalajara una ciudad que se ha vuelto semillero de talento musical de muchos proyectos como: Porter, Siddhartha, Caloncho, Fauno, Sabino, etc. El talento y la fuerza que están irradiando nos permite creer en su trabajo y acercarnos a ellos sin ninguna duda.

Creo que Baltazar se volverá para aquellos que se sumen a su escucha en “…un viaje introspectivo en cuerpo y alma, que cuenta historias de separación por muerte o por distancia, en la constante búsqueda del desapego emocional ante la inquebrantable y transitoria realidad” (respuesta que dieron sus integrantes al definir su trabajo en una entrevista que se les hizo en 2017) Un viaje que vale la pena hacer abrazando con fuerza nuestras emociones y dejándonos llevar.

Instagram y Twitter: @loresonrie