Fernando Cervical

Después de la Segunda Guerra Mundial en Alemania, la juventud se encontraba confundida e influenciada por la cultura occidental; a finales de los años 60 surgió la necesidad de expresarse y alejarse de todo lo que fuera “muy americano o muy británico”.

El término kraut (repollo en alemán) era la manera en la que se les conocía a los germanos durante la guerra. El krautrock no es rock, despreciaba al rock and roll de masas y a la música con orígenes estadounidenses; este género inauguró no sólo un movimiento al margen del imperialismo cultural norteamericano, sino una forma muy diferente de enfrentarse a la música y a la cultura.

Una piedra angular de este movimiento fue el compositor Karlheinz Stockhausen, pionero en el campo de la improvisación electrónica y en el ámbito de la música intuitiva, En 1954 presentó Study I y Study II, los primeros ejemplos de música electrónica en los que creaba sonidos y combinaba distintas ondas de forma indefinida. Study II se convirtió en la primera partitura electrónica publicada, escrita con una notación gráfica.

El trabajo de Karlheinz Stockhausen sirvió de inspiración para que bandas como Neu!, Faust y Tangarine Dream, añadieran elementos electrónicos y de improvisación a sus obras, que pretendían olvidar el pasado alemán para invocar a un mundo nuevo, ayudados con la implementación de los primeros sintetizadores.

Cuando en el occidente se fascinaban con el rock, algo distinto se estaba gestando en Alemania; la música electrónica era virgen, no estaba atada al pasado ni era importada por Estados Unidos o Inglaterra.

En 1968, en Berlín se nutría en el sitio underground por excelencia: el Zodiac Free Arts Lab, un lugar donde se desarrollaron músicos experimentales. Aquí es donde surge la banda Cluster, iniciadores de la música electrónica ambiental al generar efectos sonoros por medio de teclados y chelos distorsionados. El resultado era una utopía sonora que creaba un mundo diferente, con sonidos diferentes.

La banda originaria de Munich, Amon Düül II, utilizó los sonidos espaciales y experimentales para rechazar lo convencional, con el fin de reunir gente con el mismo entendimiento y los mismos deseos; crearon música ácida y apocalíptica que ambientaba su visión de un nuevo mundo. Esta banda se caracterizó por tener nexos con grupos radicales y directores de cine que reinventaron la visión alemana del séptimo arte, tal es el caso de Werner Herzog (las bandas sonoras de sus películas eran escritas por Popol Vuh banda liderada por Florian Fricke).

El krautrock se convirtió en música de protesta por su sonido y no por sus letras, inclusive bandas involucradas en la política como Floh de Cologne, Guru Guru y Amon Düül surgieron en comunas hippies, dichos grupos habían sido influenciados por géneros como el rock progresivo y el psicodélico; además, conjuntaban el jazz con nuevas tecnologías de grabación y estructuras que se combinaban con elementos electrónicos.

Cologne, Alemania, era el centro mundial de la música moderna en los 60; fue allí donde el compositor Stockhausen inspiró a los músicos de Can (Czukay, Schmidt, Karoli, Liebezeit y el vocalista japonés Damo Suzuki) a usar generadores descompuestos y distorsionados para crear sonidos combinados con influencias del jazz y el minimalismo.

EL PUNTO KRAFTWERK

La banda más popular y reconocida del movimiento krautrock, es Kraftwerk, fundada en 1970 en Düsseldorf Alemania por dos estudiantes de música clásica: Florian Schneider y Ralf Hütter, a quienes más tarde se les unirían Michael Rother y Klaus Dinger. Estos dos últimos luego saldrían del grupo para formar Neu!

En 1974, Hutter y Schneider abandonaron las guitarras y las baterías para meterse de lleno a los sonidos electrónicos en el Kling Klang estudio, realizando un tributo al desarrollo de Alemania en el ramo tecnológico y progresivo, a su industria automotriz y a sus autopistas en cada uno de sus álbumes.

En la actualidad, Kraftwerk se sigue presentando como headliner en los principales festivales a nivel mundial con una alineación que sufrió cambios a lo largo de los años: Ralf Hütter, Andreas Hohmann, Emil Schult, Falk Grieffenhagen, Florian Schneider, Fritz Hilpert, Henning Schmitz, Karl Bartos, Klaus Dinger Michael, Rother Ralf y Wolfgang Flür.

Para conocer más acerca de este movimiento alemán puedes ver el documental The Rebirth of Germany, producido por la BBC, disponible en: https://vimeo.com/163202531

Temas claves del movimiento:

Kraftwerk – The robots

Faust – Krautrock

Konrad Schnitzler – Con

Tangerine Dream – at coventry cathedral

Amon Düül – Yeti

Popol Vuh – In Den Gärten Pharaos