• Ecléctico: [obra, pensamiento] Que trata de reunir, procurando conciliarlos, valores, ideas, tendencias, etc., de sistemas diversos.

 Fernando Cervical

Corría el año de 1981 cuando en Nueva York se formaba una de las bandas más icónicas de la evolución musical en todos los sentidos: Beastie boys. Quién iba a pensar que tres jóvenes que se dedicaban en sus inicios al hardcore punk se terminarían convirtiendo en un icono del rap, fusionando diferentes estilos musicales a sus letras irreverentes.

Adam Horovitz (Ad-Rock), Adam Yauch (MCA) y Michael Diamond (Mike-D,) lanzaron en 1986 su primer álbum, titulado Licensed to Ill; este disco se define como una especie de rareza musical con elementos de metal y hip hop, producido por Rick Rubin bajo el sello discográfico Def Jam Recordings. Llegó a ser el primer disco de rap en coronarse con un premio multiplatino, gracias a la gran popularidad de sus temas como “Fight for your right” (to party), “No sleep till Brooklyn” y “Brass monkey”.

Las ventas en un disco de rap se disparaban por primera vez en los Estados Unidos. ¿Qué tenia de especial este trio? Los Beastie boys fueron la primera banda en fusionar todas las influencias musicales del Nueva York de los ochenta, donde hasta nuestros días la multiculturalidad sigue siendo un símbolo de la ciudad, principalmente del Bronx, sus influencias de música negra con el rock, el rap de Run DMC, sumado al punk, trash y el hardcore, convirtiéndose con ello en referencia para muchos grupos en la historia musical moderna.

Los Beastie boys siempre fueron más reconocidos fuera del movimiento del hip hop que entre los propios raperos; se definían como gente blanca en el hip hop haciendo algo distinto. Chicos raros y música para salir de fiesta, alejada del estereotipo marginal y violento del rap. Se ganaron el respeto de la comunidad con base en la calidad, sin necesidad de tener que forzar actitudes. Su influencia es enorme y pronto trascendió desde Estados Unidos al resto del mundo.

El tremendo éxito de su debut derivó en giras alocadas y muy polémicas que incluían strippers enjauladas, MCA lanzando chorros de cerveza al público y el emblemático collar de Mike-D con el logo de Volkswagen motivó una ola de delincuencia juvenil contra esos autos para extraer el logotipo y colgárselo en el cuello. Su mala fama sirvió para alimentar su status de rockstars.

Los Beasties boys se enfrentaron a graves fricciones con su sello Def Jam, especialmente con Russell Simmons, por contratos no pagados y mala gestión, lo que los llevó a comienzos de 1988 a retirarse de la compañía discográfica que albergaba también a estrellas del cada vez más popular mundo hip hop como LL Cool J, Public Enemy y Slick Rick, con quienes compartieron escenarios de Estados Unidos, Europa y Japón en el Def Jam Tour de 1987.

En 1992 lanzaron el álbum Check your Head, con el que regresaron al género hardcore punk, sampleando menos e invirtiendo un formato de guitarra, bajo, batería; también de tornamesas de la mano de DJ Hurricane y el sabor retro del teclado de Mark Nishita Ramos y la muy importante ayuda de la producción de Mario Caldato Jr.

El 24 de mayo de 1994, la banda lanzó el álbum con más repercusión a nivel mundial, titulado Ill Communication, bajo el sello discográfico Capitol Records. De él se desprendió el primer sencillo Sabotage, el cual se convirtió en un fenómeno mundial gracias al vídeo dirigido por Spike Jonze, que es un homenaje (burla) a las series policiales setenteras como Starsky & Hutch.

La importancia musical de los Beastie Boys se refuerza con el tiempo y el progreso de su discografía; su propuesta musicalmente simple y desfachatada crece y se convierten en estandartes del sampling más creativo, primero (Paul’s boutique, 1989) y de la fusión de todo ello con instrumentos después (Check your head, 1992; Ill Communication, 1994).

Añadieron algunos de los mejores vídeos de la historia de la música (la mayoría dirigidos por el propio MCA bajo el seudónimo de Nathanial Hörnblowér); concientización política y social con conciertos solidarios, creación y colaboración con fundaciones; discos impecables en una línea absolutamente independiente de tendencias de mercado y todo, siempre bañado de una atractiva estética hip-hop mágica y encantadora.

Hasta siempre, Adam Yauch

Adam Yauch, en su etapa de budista, fundó en 1994 Milarepa fund con el propósito de ayudar a la pronta liberación del Tíbet de la mano de los chinos. Sus actividades extramusicales también eran dignas de mención: budista de conversión, proveniente de una familia católico-judía, impulsó diversos proyectos non profit, apoyando la causa tibetana y creó la compañía audiovisual Oscilloscope Laboratories, dentro de la cual dirigió documentales como Awesome; I Fuckin’ Shot That! (2006, sobre los propios Beastie boys) y Gunnin’ For That #1 Spot (2008, sobre el mundo del baloncesto). También produjo magníficas películas como Wendy and Lucy (2008), de Kelly Reichardt.

También puedes leer: “De qué murió Adam Yauch, el fundador de los Beasties boys”…

El cáncer terminal de Yauch hizo que se alejará del estudio; en ocasiones retomaba el trabajo para sacar su último disco Hot Sauce Committee Part Two. Luego de dos años de retraso, sólo fue lanzado el segundo álbum y no se conocen planes de que se publique la primera parte del disco, debido a la muerte de Yauch el 4 de mayo de 2012.

A nadie toma por sorpresa que después de este suceso, se haya desintegrado el grupo, ya que sus tres integrantes participaban activamente en los procesos creativos de la banda, videos irreverentes y atrevidos, así como sus rimas y las multi facetas del trío de nueva York en cada uno de sus discos.

Temas clave:

(You gotta) “Fight for your right” (to party)

“No sleep till Brooklyn”

“She’s crafty”

“So what cha want”

“Rhymin and stealin”

“Intergalactic”

“Sabotage”

“Sure shot”

“Make some noise”

Twtter: @novinoeldj

Facebook: Fernando Cervical