SILENCIOS ESTEREOFÓNICOS

  • La banda británico estadounidense se presentará el viernes 28 de febrero en el Palacio de los Deportes a las 20:00 hrs.

Félix Morriña

Gran parte de la humanidad olvida con facilidad su pasado, su raíz, su parte más pesada, porque si no lo hiciera, no evoluciona junto con su crítica primigenia contraparte; pero, ¿qué sucede con la nostalgia, con los gratos recuerdos y esas formas de sentir de no hace más de tres décadas?

Tal parece que las formas de sentir y amar como nos lo enseñaron están por extinguirse. La forma en la que concebimos, entidades de medio siglo, ese amar y sentir, con una década antes y después, porque son con los que todavía uno puede entenderse en varias de sus facetas socioculturales, están por desaparecer, junto con muchos usos y costumbres, como la alfarería de Metepec, por citar un ejemplo inmediato.

Los adultos contemporáneos (para muchos millennials: “¡Chavo Rucos!”) que vamos a los conciertos de bandas añejas, experimentadas, doctas, excelsas, jazzísticas, ¡vamos!, gustos y sonidos eclécticos del orbe que aún siguen diciendo algo del ser, sentir y estar a las generaciones contemporáneas interesadas, nos da gusto mantener esas maneras, esas formas solidarias, esas metamorfosis políticas, sociales, culturales y económicas a las que fuimos sometidos para continuar, aún hoy día, (sobre) viviendo en este planeta. ¡Todo parece un fantasmal fatídico tango!

Pronto olvidarán, gran parte de los jóvenes seres humanos, escuchar un disco completo de un determinado artista; nunca seguirán toda la trayectoria de sus ídolos; jamás sentirán el olor, el clima, el clamor de la audiencia pidiendo a rabiar en festivales de masas de gran calidad hechos en el siglo XX: “¡Otra, otra, otra!”, como si en ello se les fuera la vida.

Todo este contexto sociocultural musical para hablar de la añeja, nostálgica y bonérrima banda de hard rock melódico británico estadounidense Foreigner, una agrupación formada en Nueva York a mediados de la década de los años 70 del siglo XX, reconocida como una de las mejores en la década de los años 80.

Foreigner viene a México para tocar el próximo viernes 28 de febrero en el Palacio de los Deportes a las 20:00, por lo que promete ser una nostálgica noche ochentera para “Chavo Rucos” disfrazados de adultos contemporáneos de la cada vez más decadente clase media ilustrada mexicana.

Será excelente momento para escuchar de nuevo el contenido de los discos éxito “4” (1981) y “Agent Provocateur” (1984), álbumes que marcaron un antes y después en la forma de ser y sentir en el orbe, cuando había cierto orden mundial y una estabilidad emocional, política, económica y cultural mundial. ¡De eso podemos estar orgullosos!

Para los que no tuvieron la oportunidad de ver en vivo cantar a Lou Gramm, en esta ocasión, los seguidores de Foreigner verán sobre el escenario a Mick Jones (guitarra líder, teclados y fundador del grupo); Thom Gimbel (guitarra rítmica, saxofón, flauta y coros); Michael Bluestein (teclados); Bruce Watson (guitarra rítmica); Chris Frazier (batería) y al genial espigado Kelly Hansen (vocalista), quien en muchas ocasiones tienen mayor presencia sobre el escenario que su otrora cantante original.

Foreigner, “I Want to Know What Love Is” (Live at Soaring Eagle Casino & Resort, Michigan):

Para los que hemos seguido a Foreigner desde sus inicios, con sus respectivas sanas ausencias auditivas, entre disco y disco, este tipo de nostalgia nos hace repensar en lo que realmente estamos perdiendo como generación, pero sobretodo, como seres humanos. Nos estamos deshumanizando a una increíble velocidad; sin embargo, esta forma de concebir el sentimiento de una persona sobre otra al estilo Foreigner, aún puede rescatarse para evolucionarla en algo mejor para la sanidad social de las masas.

Para los que vayan al “Palacio de los Rebotes”, un día antes del año bisiesto (porque este año 2020, febrero tiene 29 días y no sólo 28), seguro estarán dispuestos, como este interlocutor, para cantar a los cuatro vientos “I Want to Know What Love Is”, “Waiting for a Girl Like You”, “Urgent”, “Cold As Ice” y “Juke Box Hero”, entre otras memorables que han trascendido de generación en generación, para fortuna de muchos nostálgicos cincuentones.
No nos amarguemos más la existencia, no seamos pretenciosos, ni justifiquemos las carencias del amor romántico heredado; busquemos el equilibrio interno, teniendo amor propio, para poder después, dar lo mejor de uno a quien esté dispuesto a comprometerse a ser congruente consigo mismo y con el de enfrente. ¡Disfrute de su estancia sobre la tierra! ¡Nos buscamos, nos vemos, nos escuchamos, nos entendemos! ¡Abrazos fortísimos para todos!

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina